BÉLGICA – Poder de atención médica de 10 años: ¿qué preguntas reciben con más frecuencia los notarios?

Bélgica

Poder de atención médica de 10 años: ¿qué preguntas reciben con más frecuencia los notarios?

El poder de atención médica cumple diez años este año. Es hora de hacer un balance de este útil «instrumento paracaídas» que ya ha sido adoptado por muchos ciudadanos.

  1. ¿Cuándo «funciona» el poder de atención médica?

A diferencia de un poder notarial normal, un poder notarial para atención médica puede entrar en vigor después de que usted quede incapacitado. La condición es que tenga el poder sanitario registrado en el CRL (Registro Central de Contratos de Mandato). «Incompetente» significa que está en una condición en la que ya no puede estimar las consecuencias de sus acciones. Consideremos, por ejemplo, la demencia o el coma. Como resultado de tal situación, ya no se le permite celebrar acuerdos.

Determinar exactamente cuándo se encuentra en tal estado es una cuestión basada en hechos. El poder de atención médica a menudo estipula que uno o más médicos independientes deben evaluar esto. Puede optar porque el poder sanitario se elabore inmediatamente. Esto tiene la ventaja de que puede recibir ayuda de sus seres queridos designados sin que esto esté necesariamente relacionado con su condición mental.

  1. ¿No es un poder de atención médica algo para personas «mayores»?

No. El poder notarial de atención sanitaria es para cualquiera que quiera hacer «algo» arreglos en caso de que un día las cosas ya no funcionen. Esto podría ocurrir (con suerte) en la vejez, pero nadie puede predecir el futuro. Una enfermedad o un accidente pueden afectar tanto a jóvenes como a mayores. Consideremos, por ejemplo, la situación en la que su pareja se cae por las escaleras y sufre una lesión cerebral grave. Quiere vender su casa familiar y comprar una vivienda más adecuada: su pareja es copropietaria y tendría que ser cofirmante. Eso no es posible porque ha quedado incapacitado.

Los notarios, ven que la gente suele pensar en un poder sanitario en el contexto de otro acontecimiento: tener hijos, pensar en el futuro de su empresa, un matrimonio… acontecimientos que cambian la vida y que incitan a la reflexión.

  1. ¿Debería involucrar a todos sus hijos en un poder de atención médica?

A quién designe en su poder de atención médica depende completamente de usted. Para muchas personas resulta más «natural» involucrar a todos sus hijos. Esta suele ser una buena solución para evitar conflictos y malentendidos.

Pero no es obligatorio. Un poder para la atención médica supone una gran confianza entre usted y sus representantes. El notario puede señalar posibles riesgos y dificultades prácticas. Por ejemplo, es posible que quiera involucrar a todos sus hijos en acuerdos por encima de una determinada cantidad, pero para acciones más pequeñas sólo confía en los que viven más cerca o tienen más tiempo. También es posible que desee involucrar a alguien en la gestión de sus bienes, mientras que prefiere dejar ciertos deseos relacionados con su cuidado a otra persona. Es completamente libre en esto, siempre que haya confianza.

El notario también le aconsejará que piense quién se hará cargo y si, por ejemplo, un agente fallece o ya no puede o no quiere llevar a cabo su encargo.

  1. ¿Se puede organizar una donación con un apoderado sanitario?

Si queda incapacitado, no podrá hacer una donación usted mismo, lo que podría ser un obstáculo para una organización familiar óptima. Con un apoderado sanitario podrá tomar el control con antelación. El notario describirá con precisión la donación en el poder sanitario para que no haya dudas al respecto. A menudo se designa un agente ‘ad hoc’ para evitar conflictos de intereses. Por ejemplo, un hijo no puede donar simultáneamente como agente y luego aceptar él mismo la donación.

Sin embargo, un poder en materia de asistencia sanitaria no tiene por qué referirse únicamente a la gestión de activos. También puede incluir deseos con respecto a su atención  residencial. Esto puede ser un gran alivio para sus hijos. De este modo, sus deseos quedarán claros, de modo que habrá menos posibilidades de discusiones posteriores.

  1. ¿Qué pasa si no tiene un poder para atención médica?

En principio, toda persona incapacitada ya no puede contraer obligaciones jurídicas en relación con sus cuidados o sus bienes. Para la realización de determinadas acciones legales se recurrirá a un administrador. El administrador es designado por el juez de paz, cosa que puede resultar intrusivo para sus seres queridos. Un administrador siempre actuará a medida: puede representarlo o puede sólo asistir. Los administradores suelen ser personas del entorno inmediato, como miembros de la familia, pero el juez de paz también puede nombrar a un administrador profesional para gestionar los bienes. El notario o el juez de paz pueden redactar una declaración en la que indique a quién le gustaría tener como administrador en el futuro,  cuando no pueda tomar decisiones sobre su persona o sus bienes.

La redacción de un poder de asistencia sanitaria puede garantizar que usted permanezca fuera de la esfera judicial para las tareas específicas descritas en el poder, que serán realizadas por el agente elegido, tal y como usted ha indicado. Esto puede darle tranquilidad. La condición es que haya sido plenamente competente a la hora de redactar un poder de asistencia sanitaria. Si sufre pérdida de memoria, lo mejor es no esperar demasiado antes de redactar un poder sanitario.

  1. ¿Y qué pasa si se hace un mal uso de un poder de atención médica?

La confianza es el ingrediente principal del poder notarial de atención médica. Puede ser revocado siempre y cuando usted todavía esté en su sano juicio. Los notarios plantearán este punto y podrán imponer ciertas condiciones en el poder de asistencia sanitaria como garantía (por ejemplo, rendición de cuentas periódica y control de la gestión). Un agente tampoco está obligado a aceptar su tarea. Esto también debe analizarse detenidamente a la hora de redactar el poder de asistencia sanitaria.

Se puede nombrar un ‘confidente’ que, entre otras cosas, se asegura de que los agentes gestionen sus tareas en su beneficio. Cualquier interesado, incluidos conocidos y amigos, deben acudir al juez de paz si existe sospecha de abuso. El juez de paz siempre puede intervenir e imponer condiciones adicionales al poder de asistencia sanitaria o nombrar un tutor.

VER NOTA: https://www.notaris.be/nieuws-pers/detail/10-jaar-zorgvolmacht-welke-vragen-krijgen-notarissen-het-meest