La apostilla de la Haya para legalizar algunos documentos públicos entre países miembros de la unión europea

[ ORIGINAL: VER NOTA ]

«La apostilla de la Haya para legalizar algunos documentos públicos entre países miembros de la unión europea»

Ha pasado inadvertida la entrada en vigor del Reglamento (UE) 2016/1191 del Parlamento Europeo y del Consejo de 6 de julio de 2016, que fijaba su aplicación a partir del día 16 de febrero de 2019.

El objetivo de la norma es facilitar la libre circulación de los ciudadanos simplificando los requisitos de representación de determinados documentos públicos en la Unión Europea y, por ello, se determina un sistema de exención de la legalización o trámite similar, y la simplificación de otros trámites. Además se establecen impresos multilingües para que se utilicen como ayuda a la traducción.

Naturalmente, la Apostilla de la Convención de la Haya seguirá siendo necesaria para la autenticidad de otros documentos públicos de terceros países no integrantes de la Unión Europea y para otros asuntos, no referidos en el Reglamento.

Con este Reglamento, los países integrantes de la UE deben aceptar en sus administraciones públicas, incluyendo las Notarías y Juzgados, dichos documentos y darlos por válidos sin necesidad de su legalización o apostilla.

Tampoco se debe exigir traducciones juradas de los documentos públicos emitidos por un país miembro de la UE. Ahora, en los despachos notariales, si un certificado de defunción o nacimiento, por ejemplo, no se encontrase redactado en español, el interesado podrá pedir un impreso multilingüe, que contemple la traducción en todos los idiomas de la Unión Europea.

Se da un paso más hacia la supresión de la burocracia innecesaria dentro del espacio de la Unión Europea.

Se sugiere que en los documentos públicos que autorice el Notario y que vayan a surtir efecto en el extranjero se utilice el sello de seguridad creado por la Unión Internacional del Notariado, ya que aporta un valor adicional muy positivo, fácilmente verificable.